La Abadía Ibéricos
La Abadía Ibéricos
La Abadía Ibéricos

En 1889, nuestro antepasado José Sánchez Arroniz ya recorría las tierras de España vendiendo cerdos. Agricultor, criador de cerdos y tratante, gestó una saga de ganaderos que en la actualidad es muy reconocida en el sector por su buen hacer. Ese es nuestro aval: la confianza depositada en nosotros y por lo tanto, en nuestros productos.

 

LA ABADÍA IBÉRICOS desde 1889 nace de esa experiencia durante varias generaciones de nuestra familia de ganaderos y de la sabiduría de los artesanos del jamón en Guijuelo, cuna del jamón ibérico en España.

En 1889, nuestro antepasado José Sánchez Arroniz ya recorría las tierras de España vendiendo cerdos. Agricultor, criador de cerdos y tratante, gestó una saga de ganaderos que en la actualidad es muy reconocida en el sector por su buen hacer. Ese es nuestro aval: la confianza depositada en nosotros y por lo tanto, en nuestros productos.

 

LA ABADÍA IBÉRICOS desde 1889 nace de esa experiencia durante varias generaciones de nuestra familia de ganaderos y de la sabiduría de los artesanos del jamón en Guijuelo, cuna del jamón ibérico en España.

Guijuelo

Cuna del ibérico

En el sureste de la provincia de Salamanca se encuentran la sierra de Béjar, declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco, y la Sierra de Gredos, Parque Regional protegido por su ecosistema mediterráneo. Guijuelo está situado en esta comarca cuya altitud es superior a los 1.000 metros. Con unas condiciones climáticas que aportan una singularidad especial al proceso de curación con respecto a otras regiones.

 

Ningún otro lugar en España reúne unas condiciones tan favorables para lograr un jamón de máxima calidad. De ahí, que Guijuelo englobe el 80% de la producción nacional de productos ibéricos. Nuestras instalaciones se encuentran en Guijuelo, cuna del ibérico.

PaisajeGuijuelo@2x
PaisajeGuijuelo@2x

En el sureste de la provincia de Salamanca se encuentran la sierra de Béjar, declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco, y la Sierra de Gredos, Parque Regional protegido por su ecosistema mediterráneo. Guijuelo está situado en esta comarca cuya altitud es superior a los 1.000 metros. Con unas condiciones climáticas que aportan una singularidad especial al proceso de curación con respecto a otras regiones.

 

Ningún otro lugar en España reúne unas condiciones tan favorables para lograr un jamón de máxima calidad. De ahí, que Guijuelo englobe el 80% de la producción nacional de productos ibéricos. Nuestras instalaciones se encuentran en Guijuelo, cuna del ibérico.

La elaboración de nuestros jamones se realiza de forma artesanal siguiendo las directrices antiquísimas de los maestros del jamón en Guijuelo.

 

Una recopilación de conocimiento heredado, de saber hacer, de referencias culturales que ahondan en nuestras raíces y nuestra identidad.
La elaboración de nuestros jamones se realiza de forma artesanal siguiendo las directrices antiquísimas de los maestros del jamón en Guijuelo.

 

Una recopilación de conocimiento heredado, de saber hacer, de referencias culturales que ahondan en nuestras raíces y nuestra identidad.

Salazón

La leve estancia en salazón, a base de sal marina del Mediterráneo procedente de las salinas de Torrevieja y San Pedro, es un momento clave. Sólo dominando este arte a la perfección, cada pieza obtiene su punto justo de sabor y aroma.

Curación

Entre los muros de nuestros secaderos y bodegas, tiene lugar la mayor parte del proceso que lleva meses de reposo. Aquí la sal desaparece equilibradamente en la carne de la pieza. Mediante la apertura y cierre manual de las ventanas se regula la entrada de aire procedente de la sierra de Gredos y Bajar, controlando como siempre se ha hecho, las condiciones de maduración para lograr la optima evolución de nuestros productos. En los largos inviernos, los jamones reciben los fríos vientos serranos que le otorgan un punto exacto de curación y los cortos veranos facilitan el sudado del jamón, cuando la grasa del jamón se funde e infiltra en la masa muscular, imprescindible en el proceso.

Bodegas

En las bodegas, con la regulación de luz y humedad precisas, las piezas reposan años para lograr su punto exacto de afinamiento hasta llegar a la mesa.

Salazón

La leve estancia en salazón, a base de sal marina del Mediterráneo procedente de las salinas de Torrevieja y San Pedro, es un momento clave. Sólo dominando este arte a la perfección, cada pieza obtiene su punto justo de sabor y aroma.

Curación

Entre los muros de nuestros secaderos y bodegas, tiene lugar la mayor parte del proceso que lleva meses de reposo. Aquí la sal desaparece equilibradamente en la carne de la pieza. Mediante la apertura y cierre manual de las ventanas se regula la entrada de aire procedente de la sierra de Gredos y Bajar, controlando como siempre se ha hecho, las condiciones de maduración para lograr la optima evolución de nuestros productos. En los largos inviernos, los jamones reciben los fríos vientos serranos que le otorgan un punto exacto de curación y los cortos veranos facilitan el sudado del jamón, cuando la grasa del jamón se funde e infiltra en la masa muscular, imprescindible en el proceso.

Bodegas

En las bodegas, con la regulación de luz y humedad precisas, las piezas reposan años para lograr su punto exacto de afinamiento hasta llegar a la mesa.