La Abadía Ibéricos
La Abadía Ibéricos
La Abadía Ibéricos

El secreto de la calidad de nuestro jamón de bellota 100% ibérico La Abadía es sin dudarlo la bellota que comen nuestros cerdos de bellota 100% ibérico en la dehesa, el ecosistema natural más extenso de España donde se pueden encontrar millones de árboles cuyas raíces llevan agua y nutrientes desde el interior de la tierra a la superficie, haciendo así posible crecer la hierba, impedir la erosión, conseguir temperaturas suaves en verano y que aumente la humedad relativa del aire durante los doce meses del año.

El secreto de la calidad de nuestro jamón de bellota 100% ibérico La Abadía es sin dudarlo la bellota que comen nuestros cerdos de bellota 100% ibérico en la dehesa, el ecosistema natural más extenso de España donde se pueden encontrar millones de árboles cuyas raíces llevan agua y nutrientes desde el interior de la tierra a la superficie, haciendo así posible crecer la hierba, impedir la erosión, conseguir temperaturas suaves en verano y que aumente la humedad relativa del aire durante los doce meses del año.

En las dehesas centenarias, la bellota de encina es la más común y la que más gusta a nuestros cerdos aunque también se pueden encontrar bellota de roble, alcornoque, encina, quejido y coscona. De color verde antes de madurar, al lograr su punto óptimo adquiere un color marrón oscuro reluciente en la época de la montanera.

 

Su alimentación a base de bellotas se completa con otros alimentos disponibles en la naturaleza como frutos silvestres, raíces, setas, hierbas, plantas aromáticas, pequeños invertebrados o frutos secos.

En las dehesas centenarias, la bellota de encina es la más común y la que más gusta a nuestros cerdos aunque también se pueden encontrar bellota de roble, alcornoque, encina, quejido y coscona. De color verde antes de madurar, al lograr su punto óptimo adquiere un color marrón oscuro reluciente en la época de la montanera.

Su alimentación a base de bellotas se completa con otros alimentos disponibles en la naturaleza como frutos silvestres, raíces, setas, hierbas, plantas aromáticas, pequeños invertebrados o frutos secos.

La dehesa es un ejemplo perfecto
de sostenibilidad 
La dehesa es un ejemplo perfecto
de sostenibilidad 

Nuestros cerdos de bellota 100% ibérico viven en completa libertad en nuestras fincas de dehesa, su hábitat natural, donde cada cerdo disfruta de unas 2 hectáreas para él solo durante la montanera, que comienza a finales de octubre hasta marzo. Llegan a recorrer unos 14 km. diarios para encontrar la bellota, responsable de sus excepcionales cualidades organolépticas.

 

Sensación plena de libertad, aire libre, ejercicio, alimentación natural a base de bellotas, hierbas, frutos silvestres y plantas aromáticas aportan un excelente sabor y aroma a todos nuestros productos elaborados a partir de nuestros cerdos de bellota 100% ibérico.

Nuestros cerdos de bellota 100% ibérico viven en completa libertad en nuestras fincas de dehesa, su hábitat natural, donde cada cerdo disfruta de unas 2 hectáreas para él solo durante la montanera, que comienza a finales de octubre hasta marzo. Llegan a recorrer unos 14 km. diarios para encontrar la bellota, responsable de sus excepcionales cualidades organolépticas.

 

Sensación plena de libertad, aire libre, ejercicio, alimentación natural a base de bellotas, hierbas, frutos silvestres y plantas aromáticas aportan un excelente sabor y aroma a todos nuestros productos elaborados a partir de nuestros cerdos de bellota 100% ibérico.

El cerdo 100% ibérico conocido como “pata negra”, procede de madre y padre de raza 100% ibérica. Es un animal único en el mundo.

 

Existen evidencias de la presencia del cerdo en la Península Ibérica desde hace siglos pero fue durante la dominación romana cuando la crianza del cerdo ibérico se volvió práctica común en todo nuestro territorio conocido entonces como Iberia.

 

Destaca por su cabeza pequeña, hocico largo y fino, patas traseras largas y estilizadas, pelaje oscuro y pezuñas negras, resultado de su perfecta integración en su entorno. Sus  características genéticas propias le otorgan una absoluta exclusividad: la capacidad para infiltrar grasa en sus músculos, dando lugar a las características vetas blancas en el jamón que contienen ácido oleico. Son sinónimo de calidad y responsables de la textura, el aroma y el sabor excepcional de los productos que de él se derivan en los que se usan recetas con cientos de años de antigüedad.

El cerdo 100% ibérico conocido como “pata negra”, procede de madre y padre de raza 100% ibérica. Es un animal único en el mundo.

 

Existen evidencias de la presencia del cerdo en la Península Ibérica desde hace siglos pero fue durante la dominación romana cuando la crianza del cerdo ibérico se volvió práctica común en todo nuestro territorio conocido entonces como Iberia.

 

Destaca por su cabeza pequeña, hocico largo y fino, patas traseras largas y estilizadas, pelaje oscuro y pezuñas negras, resultado de su perfecta integración en su entorno. Sus  características genéticas propias le otorgan una absoluta exclusividad: la capacidad para infiltrar grasa en sus músculos, dando lugar a las características vetas blancas en el jamón que contienen ácido oleico. Son sinónimo de calidad y responsables de la textura, el aroma y el sabor excepcional de los productos que de él se derivan en los que se usan recetas con cientos de años de antigüedad.