Tienda

Jamonero
La Abadía

90.00

Jamonero de color negro mate en la base y de alta calidad con el logotipo serigrafiado de La Abadía.

Envío gratuito dentro de España peninsular
Pago 100% seguro

La importancia de un buen jamonero y un cuchillo jamonero

 

Cortar el jamón es un auténtico arte. Si te has comprado una pieza de jamón o paleta, comúnmente llamadas pata o paletilla de jamón, ahora tienes que pensar en unos accesorios de calidad que estén a la altura. Concretamente un cuchillo jamonero profesional y un buen jamonero.

 

Esos dos complementos son los que necesitas para convertirte en un auténtico cortador de jamón. La calidad de ambos es casi tan importante como el propio producto en sí, ya que un buen corte puede potenciar increíblemente el sabor de una loncha de jamón.

 

Pero, ¿sabes qué es en lo que tienes que fijarte a la hora de elegir un buen cuchillo jamonero? ¿Conoces cuáles son las cualidades que hacen excelente a un soporte jamonero?

Sigue leyendo porque vamos a intentar resolverte todas estas dudas y cualquier otra que puedas tener.

 

¿Cómo comprar un buen cuchillo jamonero?

 

Como decíamos, el corte es de suma importancia a la hora de sacar el máximo partido a un buen jamón. Aunque un jamón sea ibérico de bellota de la mejor calidad, si no usamos un buen cuchillo jamonero profesional para el corte, la calidad del producto puede verse afectada.

 

Pero, ¿cómo saber si un cuchillo jamonero es idóneo? Vamos a pasar a explicarte en qué factores debes fijarte para reconocer un buen cuchillo jamonero.

 

 

Tamaño de la hoja

 

Una de las mayores características de un cuchillo jamonero profesional es su hoja larga y estrecha. Normalmente suele medir entre 25 y 30 centímetros de longitud. El resto de cuchillos suelen ser más cortos y con una hoja más ancha.

 

Además, un buen cuchillo jamonero profesional debe tener una hoja hecha con acero inoxidable, debido a su poder anticorrosivo y su flexibilidad.

 

 

La empuñadura del cuchillo jamonero

 

Además de la hoja también es importante fijarnos en la empuñadura para saber si un cuchillo jamonero es bueno o no. La empuñadura puede estar hecha de acero inoxidable (como la hoja), pero también de materiales plásticos o madera.

 

La mejor empuñadura va a ser, sin duda, con la que nos sintamos más cómodos. Es cuestión de probar el cuchillo y ver cómo se adapta a nuestra mano.

 

 

La punta del cuchillo jamonero

 

Normalmente un cuchillo jamonero profesional suele tener una punta muy afilada y puntiaguda, aunque también los podemos encontrar con punta redondeada para una mayor seguridad.

 

Al final, el jamón se corta con la hoja, por lo que la punta del cuchillo jamonero no afectará en nada al corte del producto.

 

 

Protector o funda

 

A menudo, el cuchillo jamonero suele venir acompañado con una funda protectora para evitar que la hoja del cuchillo se dañe o raye. Si no viene incorporada sería interesante comprarle una. Como hemos dicho, protege la hoja del cuchillo permitiendo conservarla por más tiempo.

 

Pero no solo eso, con una funda protectora evitaremos tener cualquier susto o accidente, debido al inusual tamaño del cuchillo jamonero y su gran hoja.

 

¿Cómo afilar un cuchillo jamonero?

 

 

Una vez vistas las características en las que hay que fijarse para adquirir un buen cuchillo jamonero vamos a hablar ahora de algo no menos importante; cómo afilar la hoja.

 

Para comenzar hay que tener en cuenta que un cuchillo jamonero siempre está afilado, por lo que hay que cuidar nuestras manos. A la hora de empezar a lonchear, nuestra mano tiene que situarse por encima de la zona del corte, para evitar accidentes.

 

Normalmente, al comprar un cuchillo jamonero solemos adquirir también lo que conocemos como broca o chaira. Esto no es sino otro cuchillo de las mismas dimensiones pero que en vez de hoja tiene una vara redondeada, usada para afilar el cuchillo.

 

Antes de comenzar con el afilado en sí mismo debemos asegurarnos de que tanto la hoja del cuchillo como la broca o chaira están secas. Una vez que hemos comprobado esto podemos empezar con la acción de afilar.

 

Para afilar un cuchillo jamonero hay que ir haciendo un movimiento de ida y venida con las dos manos. Con una mano sujetamos el cuchillo y con la otra la chaira. Evidentemente, la hoja del cuchillo hay que pasarla por la chaira tantas veces como sea necesario.

 

Es importante recordar que el cuchillo tiene dos caras, por lo que habrá que repetir esta acción por ambas caras. Además, pasaremos la chaira tanto por la parte superior como por la inferior de la hoja del cuchillo jamonero para asegurarnos de que queda perfectamente afilado.

 

Para comprobar si está afilado puedes pasar suavemente el dedo. Una vez que compruebes que está afilado es conveniente pasarle un trapo húmedo para deshacerse de las pequeñas partículas metálicas que puedan haberse desprendido. Muy importante antes de comenzar a cortar el jamón.

 

 

Afilar un cuchillo jamonero con piedra

 

Existen otras opciones para afilar el cuchillo jamonero, aunque algo menos aconsejables. Una de las más famosas y que más adeptos tiene es la de afilar un cuchillo jamonero con una piedra de afilado.

 

De igual forma que hacemos con la chaira, para afilar un cuchillo jamonero con una piedra, sujetaremos con una mano el cuchillo y con la otra la piedra y haremos un movimiento ascendente y descendente.

 

Es bastante importante humedecer primero la piedra de afilado. Es conveniente introducirla a remojo un par de horas antes de su uso.

 

 

 

El mejor: el cuchillo jamonero Arcos

 

 

En La Abadía hemos pensado en todo para que no solo puedas comprar tu pata de jamón, sino también todos los accesorios que necesitas para poder cortarlo como un auténtico profesional.

 

El cuchillo jamonero Arcos es un auténtico cuchillo profesional, respaldado por una marca española con sede en Albacete, ciudad con una larguísima tradición cuchillera.

 

Te lo ofrecemos además con el logo serigrafiado de La Abadía y a un estupendo precio. Consigue el tuyo aquí.

 

Cómo elegir un buen jamonero

 

Una vez que tenemos nuestro cuchillo jamonero profesional es la hora de elegir un buen jamonero en el que colocar nuestra pata o paletilla. Es importante tener en cuenta, sobre todo, dos factores fundamentales:

 

 

Que sea cómodo y fácil de calibrar

 

A medida que vas cortando lonchas, verás que tu pata de jamón va cambiando tanto de forma como de tamaño. Por este motivo es importante que el jamonero sea de calidad y fácil de calibrar, para ir modificándolo y regulándolo adecuadamente.

 

Aunque no siempre el jamonero lo lleva, es recomendable contar con un pincho de sujeción para evitar que el jamón se mueva. Es importante que este pincho no quede por fuera para evitar cualquier accidente.

 

 

Tamaño del jamonero

 

El tamaño es el otro factor importante a la hora de decidirnos a comprar un jamonero. Hay que tener en cuenta de que existen jamoneros de muy diferentes tamaños.

 

Aquí, lo primero es pensar en el uso que le vamos a dar. Hay que ver si se le va a dar un uso esporádico (por lo que optaremos por uno más pequeño y fácil de guardar) o por un uso más frecuente. También es importante que el jamonero sea fácil de trasladar y de guardar.

 

En La Abadía contamos con un jamonero de alta calidad y con un tamaño óptimo, ideal para transportarlo cómodamente. Tiene la base en un color negro mate y lleva además nuestro propio logo serigrafiado.

Categoría: